CALDERETA DE LANGOSTA

      La isla de Menorca tiene fama de ser uno de los lugares donde mejor se come este manjar que, gracias a las aguas, las rocas y los fondos marinos donde habita, tiene un sabor  inigualable.

      Las langostas eran poco apreciadas y su precio en el mercado era relativamente bajo. Solo cuando la cocina descubrió el gusto por los crustáceos y el marisco, comercializarlos empezó a ser posible. El ascenso desde los sencillos y humildes fogones marineros hasta las más elevadas, prestigiosas y cotizadas mesas constituye un ejemplo del proceso evolutivo experimentado por numerosos platos. Surgidos de la cocina más inteligente, de recursos limitados pero no falta de ingenio para prepararlos, gracias a sus sólidas virtudes gastronómicas se han transformado en verdaderos clásicos.

      La langosta roja (Palinurus elephas) forma parte de la gran familia de los crustáceos marinos y su pesca supone la actividad más importante para los pescadores profesionales de Menorca. Su captura está permitida entre abril y finales de agosto. Actualmente se capturan a base de trasmallos, que son tres redes juntas que interceptan la langosta cuando se desplaza aunque hasta hace muy poco se utilizaban nansas.

      Si vais a Menorca y tenéis intención de disfrutar de una caldereta de langosta os recomiendo que lo hagáis en el “Restaurante Trébol” de Es Castell.

      Fuente y saber más: “La cocina y el tiempo”, de A Contreras y A. Pinya
y “Guía del camí de cavalls”

 

INGREDIENTES:

–  para 6 personas:

–    3 litros de caldo de pescado
–    De 2,5 k a 3 de langosta viva
–    4 cebollas medianas (aprox. 600 grs.)
–    200  grs. de pimientos verdes mallorquines
–    2 o 3 tomates de pera (unos 250 grs.)
–    3 o 4 dientes de ajo
–    5 panecillos (mejor del día anterior) para freír en rebanaditas finas que una vez fritas untaremos  con ajo. (facultativo)

Para la picada

–   10  avellanas
–   10  almendras
–   Perejil
–   Un diente de ajo
–   Dos rebanaditas de pan frito
–   El coral de la langosta
–   Una ñora, previamente puesta en remojo, de la que aprovecharemos la pulpa.

ELABORACIÓN:

       Hacemos un caldo de pescado según la receta que vimos anteriormente y reservamos.

      Empezamos cortando  la langosta sobre una madera y utilizando trapos para sujetarla mejor. Clavamos el cuchillo en el centro de la cabeza (entre los ojos),  la cortamos en dos y la separamos de la cola. Hacemos cuatro trozos de la cabeza y cortamos la cola en medallones. Sacamos el coral (de color anaranjado) y guardamos para la picada.

      En una cazuela de barro ponemos aceite de oliva y  sofreímos los trozos de langosta unos minutos, retirando primero los medallones y dejando un poco más los trozos de la cabeza.

      Sacamos de la olla y reservamos.

      En el mismo aceite hacemos un sofrito. Empezamos por la cebolla, que hemos triturado, y dos dientes de ajo. Cuando la cebolla esté sofrita  añadimos los pimientos verdes y luego añadimos los tomates pelados, sin pepitas y triturados. Si viéramos que queda seco podemos añadir un poco de aceite. Esperamos unos minutos hasta que el tomate esté en su punto.

      Seguidamente añadimos el  caldo y cuando esté a punto de hervir incorporamos los trozos de langosta y dejamos hervir unos 10 minutos. A continuación incorporamos la picada, que ya tendremos preparada en el mortero, y dejamos hervir otros 10 minutos.

      Aparte habremos cortado los panecillos en rebanadas muy finas, los habremos frito en aceite de oliva y lo habremos dejado escurrir en papel absorbente.  Untamos la mitad de ellos con un diente de ajo y dejamos la otra mitad sin. Colocamos en platos diferentes para que cada comensal pueda elegir.

      Ponemos 3 o 4 trozos de pan en cada plato, caldo,  dos medallones y un trozo de cabeza para cada comensal.

      Hemos acompañado este espectacular plato con un vino blanco de Rioja, fermentado en barricas nuevas,  “Luis Cañas”, elaborado y embotellado por Bodegas Luis Cañas SA en Villabuena de Álava (España), elaborado con uvas (un 85% de viura y un 15 % de malvasía) vendimiadas en pequeñas cajas para ser seleccionadas en mesa, manualmente, racimo por racimo. Una buena elección.

      Bon profit!

Esta entrada fue publicada en RECETAS DE COCINA y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a CALDERETA DE LANGOSTA

  1. Nena dijo:

    ¡¡¡ Por fin !!! Hemos hablado casi un siglo y ahora nos lamentaremos de no haber probado a hacerla antes….. Extraordinaria y con este pan crujiente.

  2. Rafael dijo:

    Un plato realmente sensacional en el que me satisface haber colaborado y con ganas de repetir.

  3. J. R. dijo:

    Tuve el honor de ser invitado a la degustación de esta exquisita receta y hay que decir que fue espectacular. Habéis puesto un listón difícil de superar, nada que envidiar a la de Menorca. Gracias y enhorabuena!

  4. Roser dijo:

    Yo la hago exactamente igual, según la receta que me dió un profe de cocina, la única diferencia con la vuestra es que yo cuando están marcados los trozos de langosta los flambeo con brandy. Sigue deleitándonos con tus recetas, son exquisitas.

  5. carmen dijo:

    Tiene una pinta fenomenal, probaré la receta. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *