SARDINAS EN ACEITE

         La sardina (Latín: sarda) debe su nombre   a Cerdeña (Sardinia, en latín), isla del Mediterráneo en cuyo mar abunda.

      Las sardinas son peces pelágicos (aquellos que viven lejos de las costas) que viajan por las diferentes capas de agua y cuyo contenido graso las identifica como pescados azules. Se las localiza sobre todo en aguas cálidas y saladas, agrupadas en grandes bancos en las superficies marinas (cardúmenes), distinguibles a grandes distancias porque forman unas manchas características producidas por su movimiento. Esta es una defensa ante depredadores de mayor tamaño que al ver la formación no se atreven a atacarlo.

       Se alimentan de zooplancton y pequeños crustáceos. Llegan a la madurez sexual al año de edad, cuando tiene una talla entre 10 y 20 cm. Se pescan sobre todo con artes de cerco. La sardina mediterránea no suele superar los 25cm. mientras que la atlántica puede llegar a los 35.

      La sardina se distribuye por el Atlántico desde las costas de Senegal hasta Noruega; en el mar Mediterráneo, el mar Cantábrico, el canal de La Mancha y el mar del Norte. Es una especie muy común a lo largo de todo el litoral español y de la zona occidental africana, y menos abundante en las costas septentrionales.

       La sardina posee casi 10 gramos de grasa por cada 100 gramos de carne- y es muy buena fuente de omega-3, que ayuda a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos, además de aumentar la fluidez de la sangre, lo que disminuye el riesgo de arteriosclerosis y trombosis. Por este motivo, es recomendable el consumo de sardinas y otros pescados azules en enfermedades cardiovasculares. Su contenido proteico también es elevado.

INGREDIENTES:

– 1 kilo de sardinas frescas
– 80 gr. de sal por  cada litro de agua
– ½ litro de aceite de oliva, aproximadamente
–  Para elaborar  montaditos: Una barra de pan o mini tostas, tomate rallado, sal y aceite.

 ELABORACIÓN:

Compramos las sardinas más frescas que encontremos.

Las limpiamos,  sacando las tripas y quitando  las escamas.

Cortamos la cola y la cabeza. La cortaremos  situando el corte  aproximadamente 1/2 cm. por detrás de la cabeza.

Ponemos las sardinas en una olla grande con el agua y la sal. Encendemos el fuego y las dejamos hervir durante 20 minutos,  contados a partir del momento en que el agua empieza a hervir. Si hierven con demasiada fuerza hay que reducir el fuego pues de lo contrario se romperían.

Transcurridos los 20 minutos las sacamos del agua con una espumadera teniendo cuidado de no romperlas.

Las colocamos en un plato y dejamos enfriar un poco.

Después las abrimos y les quitamos la espina central y las que pueda haber en los laterales.

A continuación,  vamos colocando las mitades  en un recipiente (que sea un poco alto), formando capas que cubrimos con el aceite.

Y ya están listas para ser consumidas.

Una manera muy adecuada de degustarlas es haciendo unos montaditos con finas rebanadas de baguette tostadas (o mini tostas de Bimbo), cubiertas con tomate rallado, un poco de aceite, sal y coronadas con un lomo de sardina. Resultan excelentes.

Bon profit!

Esta entrada fue publicada en RECETAS DE COCINA y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a SARDINAS EN ACEITE

  1. Nena dijo:

    Una forma muy buena de comer pescado. Nosotros las hemos comido con pa amb oli y han sido estupendas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *