TRUFAS DE CHOCOLATE

       La trufa de chocolate fue creada por Louis Dufour, chocolatero de Chambery (Saboya – Francia)  en la fiesta de Navidad de 1895. Cuentan que su almacén se había quedado casi sin provisiones por lo que su clientela no podría abastecerse de dulces durante esa época. Por ello decidió fabricar un producto que tuviera una elaboración rápida y de una excelente calidad. Conocedor de la trufa negra (hongo llamado Tuber Melanosporum) optó por dar el aspecto irregular (se forman haciéndolas rodar entre las manos), negro y rugoso de ésta a uno de sus más delicados chocolates. Además, pretendiendo simular la tierra de la que se extrae el hongo, espolvoreó cacao en polvo sobre su creación.

INGREDIENTES:

Para unas 55 trufas:

–  300 gr. de chocolate
–  100 ml. de nata líquida
–  100 gr. de mantequilla
–   3 yemas
–  Whisky
–  Cacao en polvo
–  Fideos de chocolate (un bote de 65 gr.)
–  Coco rallado
–  50 gr. de avellanas

ELABORACIÓN:

      Fundimos el chocolate al baño María. Le añadimos la mantequilla troceada. Removemos con una espátula de madera hasta que esté completamente fundida.

      A continuación, retiramos del fuego y vertemos el chocolate en un recipiente. Le añadimos la nata líquida y la mezclamos bien.

      Esperamos que enfríe un poco y aprovechamos para picar las avellanas procurando que queden trocitos pequeños pero no polvo. Reservamos.

      Ahora  añadimos las tres yemas de huevo al chocolate. Mezclamos e incorporamos un chorrito de whisky (o coñac).

      Repartimos el chocolate en tres cuencos.

      Al primero le añadimos tres o cuatro cucharadas de coco rallado (ponemos más o menos según nuestro gusto particular). Mezclamos bien y guardamos en la nevera.

      Al segundo le añadimos la mitad de las avellanas trituradas. Mezclamos bien y también guardamos en la nevera.

      El tercero se va directamente a la nevera.

      Hemos de esperar que cojan el punto de dureza adecuado para poder manipularlas. Con los dos primeros cuencos (coco y avellana) bastaran 60/70 minutos. El tercero (solo chocolate) necesitará algo más.

      Transcurrido el tiempo sacamos el primero de los cuencos (al que hemos añadido coco). Cogemos un trocito con una cucharita y le damos forma haciéndola rodar entre las dos manos.  Lo ponemos en un plato con coco rallado. Le damos unas vueltas para que se cubra bien de coco y la introducimos en una capsula. Repetimos la operación hasta vaciar el cuenco. Guardamos todas las trufas en la nevera.

      Seguidamente preparamos los de avellana. Sacamos de la nevera, vamos formando las bolitas y las introducimos en un plato con el resto de las avellanas. Cubrimos bien las trufas, las metemos en cápsulas y guardamos en la nevera.

      Procedemos de igual manera con el tercero de los cuencos. Vamos formando las bolitas y las cubrimos con los fideos de chocolate que hemos puesto en un plato. Reservamos algunas bolitas para cubrirlas con cacao en polvo. Una vez listas, las introducimos en las cápsulas y guardamos en la nevera hasta el momento de consumirlas.

      Llegado el momento las colocamos en una bandeja grande formando filas según el sabor de cada una de ellas. Es mejor sacarlas de la nevera un poco antes de ser consumidas.  Si sobran, se conservan perfectamente en el congelador.

      Bon profit!

Esta entrada fue publicada en RECETAS DE COCINA y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a TRUFAS DE CHOCOLATE

  1. Nena dijo:

    Sin duda las mejores que he probado. Un solo problema, hay que comer una de cada clase por lo menos y es difícil saber cual es la mejor…..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *