CHOCOLATE CARROT CAKE

      El pastel de zanahoria o tarta de zanahoria  es un pastel  dulce con zanahoria machacada mezclada en la masa. La zanahoria se ablanda en el proceso de cocción, y la tarta suele tener una textura densa y suave. Las zanahorias mejoran el sabor, textura y apariencia del pastel.

      La zanahoria se ha usado en pasteles dulces desde la Edad Media, época en la que los endulzantes eran escasos y caros, mientras la zanahoria, que contiene más azúcar que cualquier otra verdura a excepción de la remolacha azucarera, era mucho más fácil de encontrar, por lo que se usaba para elaborar postres dulces. La popularidad del pastel de zanahoria resurgió probablemente en el Reino Unido gracias al racionamiento durante la Segunda Guerra Mundial.

      Los pasteles de zanahoria estuvieron ampliamente disponibles en restaurantes y cafeterías estadounidenses a principios de los años 1960. Al principio eran un artículo novedoso, pero a muchas personas les gustó tanto que pasó a ser un postre corriente.

      A pesar de su nombre, la tarta de zanahoria se parece más a un bizcocho en la preparación (todos los ingredientes húmedos, como los huevos y el azúcar, se mezclan por un lado, todos los secos por otro, y luego se les añaden los húmedos) y  en la consistencia definitiva (que es normalmente más denso que un pastel tradicional y tiene unas migas más gruesas).

      Muchas recetas de pastel de zanahoria incluyen ingredientes opcionales, tales como frutos secos, pasas, piña o coco.

      En el año 2005 “The American-based Food Network” lo nombró como el quinto pastel más importante durante los años 70. También fue nombrado el más importante del Reino Unido en el 2011.

 INGREDIENTES:

Para el bizcocho:

– 100 gr. de nueces
– 340 gr. de zanahorias
– 4 rodajas de piña
– 4 huevos
– 200 gr. de azúcar
– 100 gr. de azúcar moreno
– 240 ml. de aceite de girasol
– 2 cucharaditas de esencia de vainilla
– 200 gr. de harina de repostería
– 80 gr. de harina integral
– 25 gr. de cacao en polvo
– 1 cucharadita de bicarbonato
– 1 sobre de levadura en polvo
– 2 cucharaditas de canela

Para el frosting (cobertura):

–  270 gr. de chocolate de repostería
–  170 gr. de queso Mascarpone
–  85 gr. de mantequilla
–  240 gr. de azúcar glas
–  4 cucharaditas de cacao en polvo
–  160 gr. de yogur natural

ELABORACIÓN:

Trituramos las zanahorias peladas, las nueces y las rodajas de piña. Reservamos.

En un bol ponemos la harina (de repostería e integral), el cacao en polvo, el bicarbonato, la levadura y la canela. Mezclamos bien, con unas varillas, hasta que nos quede una mezcla homogénea. Reservamos.

En otro recipiente batimos los huevos con el azúcar hasta conseguir una mezcla espumosa y blanquecina. Seguidamente añadimos el aceite y la vainilla. Seguimos batiendo hasta que nos quede una mezcla homogénea y bastante ligera.

Ahora vamos incorporando a esta mezcla ligera los ingredientes secos que tenemos en el otro bol. Mientras lo vamos incorporando no dejamos de batir.

A continuación añadimos las zanahoria, la piña y las nueces que teníamos reservadas. Han de quedar bien integradas.

Introducimos la masa resultante en un molde de 23 cm., en el que hemos puesto un papel de hornear y engrasado con un poco de mantequilla. Lo introducimos en el horno, precalentado a 180º, durante aproximadamente 50 – 55 minutos, o hasta que al pincharlo con una aguja veamos que sale limpia.

Sacamos del horno, dejamos enfriar y desmoldamos.

Mientras prepararemos el frosting (cobertura). Empezamos fundiendo el chocolate al baño María y reservaremos hasta que esté templado.

Continuamos la preparación batiendo la mantequilla a la que, una vez blanda, le incorporamos el queso Mascarpone y seguimos batiendo hasta que quede una mezcla esponjosa. Vamos incorporando, sin dejar de batir, el azúcar glas y el cacao en polvo. Ha de quedar una masa uniforme y sin grumos.

Ahora añadimos el yogur al chocolate que hemos fundido al baño María, y que ya estará templado, lo mezclamos bien y lo incorporamos a la masa que tenemos en la batidora. Mezclamos bien y reservamos.

Una vez frio el bizcocho, lo partimos  por la mitad. Colocamos una capa de frosting en una de las partes  y la cubrimos con la otra mitad. Seguidamente,  con el resto de frosting,  cubrimos totalmente la tarta.

La meteremos en la nevera al menos una hora antes de consumirla, así el frosting cogerá consistencia y frescura.

Visto en: http://food-and-cook.blogs.elle.es/2012/11/07/chocolate-carrot-cake-tarta-de-zanahorias-de-chocolate/

Bon profit!

Esta entrada fue publicada en RECETAS DE COCINA y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a CHOCOLATE CARROT CAKE

  1. Catalina dijo:

    Es tan increible el resultado que realmente merece la pena. Excepcional.

  2. JR dijo:

    Coincido con el comentario anterior, vale la pena, sobre todo si te la dan hecha!!!
    La mejor coca que he probado en mi vida. Enhorabuena al cocinero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

     

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>