CONSERVA DE ALCACHOFAS

      La alcachofa es el fruto de la alcachofera (Cynara scolimus), planta perenne de hasta 2 metros de altura, con hojas muy lobuladas, sin espinas (a diferencia de los cardos, de la misma familia), de un verde pálido y con hilos blanquecinos por su parte inferior. La alcachofera es pariente muy próxima del cardo borriquero común o, lo que mayormente se llama nardo del que procede tras haber ido cambiando por numerosos años de cultivo.

         Se trata de una planta oriunda del norte de África, lo que explica que su cultivo esté muy localizado en países de la cuenca mediterránea como Italia, España (los mayores productores), Francia o países del Norte de África, donde se concentra el 80% de la producción mundial. España es el segundo productor mundial después de Italia, con cerca del 30% de la producción, y el primer exportador. El 40% de las alcachofas españolas son transformadas en la industria.

      Existe un mito griego que explica que había una doncella muy hermosa llamada Cynara, de la cual se enamoró Zeus, que decidió convertirla en diosa y llevarla al Monte Olimpo. Pero Cynara echaba de menos a su familia y volvió a la tierra a visitar su hogar. Zeus, enfurecido y decepcionado, la convirtió en la primera alcachofa. De ahí su nombre científico Cynara.

     La primera referencia escrita en castellano sobre este alimento data de 1423 y probablemente desde España pasó a Italia. Se dice que Catalina de Médicis, a quien le gustaba comer corazones de alcachofa, la introdujo en Francia, donde se consideraba alimento de la clase rica y de la nobleza debido a su elevada cotización. A Luís XIV de Francia, el Rey Sol,  también le gustaban mucho las alcachofas.

      Los navegantes españoles y franceses introdujeron la alcachofa en América, dónde se cultiva en California y otras zonas de clima templado.

      En el mercado se encuentran frescas desde principios de otoño hasta final de primavera y los corazones también se comercializan congelados y en conserva. Se mantienen en refrigeración, a 0º C y humedad del 85%, unas 3 semanas. De la alcachofa normalmente solo se consume el corazón y la parte inferior de las hojas, es decir, aproximadamente un 20%. Para evitar que se ennegrezcan a causa de la oxidación de las sales minerales en contacto con el aire se les ha de poner unas gotas de limón.

      La alcachofa es rica en fibra, vitaminas y minerales. Tiene propiedades antioxidantes, reduce el colesterol y es muy baja en calorías.

INGREDIENTES:

Para 5 tarros de cristal:

– 3 kilos de alcachofas
– 1 limón
– Agua (3 vasos)
– Vinagre (1 ½ vaso)
– Aceite (1 ½ vaso)
– Granos de pimienta negra
– Hinojo

ELABORACIÓN:

      Empezamos arrancando las hojas exteriores hasta que nos aparezcan las hojas tiernas. Quitamos con un cuchillo los restos de las hojas desechadas que han quedado adheridos a la base. Cortamos la parte superior de las hojas (entre un tercio y la mitad de la alcachofa), la partimos por la mitad, retiramos con el cuchillo la pelusilla central y las introducimos  en un recipiente con agua y limón para que no se oxiden y ennegrezcan.

      Es mejor quitar suficientes hojas, aunque puedan parecer  muchas, que encontrar después trozos que no te puedas comer.

      Ponemos al fuego una olla con el  agua, el aceite, el vinagre y los brotes de hinojo. Cortamos las mitades en dos o tres trozos, según el tamaño de la alcachofa, y  las introducimos en la olla. Las mantenemos durante 1 minuto, a contar desde que el líquido empieza a hervir.

      Apagamos el fuego y dejamos enfriar.

     Ahora  introducimos las alcachofas en los tarros, añadiendo unos granos de pimienta (facultativo) y acabamos de rellenar el tarro con el líquido en el que las hemos hervido. Introducimos, también, un poquito del hinojo de la cocción en cada uno de los tarros.

     Los cerramos bien y los ponemos al baño María durante unos 20 minutos.

     Apagamos el fuego y dejamos que se enfríen en la olla.

     Una vez fríos, los sacamos. Secamos y guardamos. Ya están listas para ser degustadas.

      Bon profit!

Esta entrada fue publicada en RECETAS DE COCINA y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a CONSERVA DE ALCACHOFAS

  1. Catalina dijo:

    Estupenda idea la conserva. Poder comer estas cosas fuera de temporada. Estas alcachofas, además salen muy buenas.

  2. Norma dijo:

    Excelente receta, una consulta que tiempo duran en frasco cerrado, soy fanatica de la alcachofa y quisiera aprovechar la temporada para guardar. Gracias por compartir.

    • marcospieras dijo:

      Hola, me alegra que te guste la receta. Normalmente duran hasta un año en el frasco. Epero que las hagas y que te salgan muy bien. Saludos cordiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *