TORTILLA DE PATATAS

         La tortilla de patatas, también llamada tortilla española, es una tortilla, es decir una «fritada de huevo batido» y patatas. Se trata de una de las preparaciones más clásicas de la cocina española que puede encontrarse en cualquier bar o restaurante.

      El primer documento conocido en el que aparece una referencia a la tortilla de patatas es navarro. Se trata de un anónimo «memorial de ratonera» (escritos que cualquier ciudadano navarro podía depositar en un buzón («ratonera») cuando se reunían las Cortes), dirigido a las Cortes de Navarra en 1817; en él se explican las míseras condiciones en las que viven los agricultores comparándolos con los habitantes de Pamplona y de la Ribera navarra. Después de una larga enumeración de los míseros alimentos tomados por los montañeses aparece la siguiente cita:

«…dos o tres huevos en tortilla para cinco o seis, porque nuestras mujeres la saben hacer grande y gorda con pocos huevos mezclando patatas, atapurres de pan (migas) u otra cosa…»

      La leyenda dice, empero, que fue el general Tomás de Zumalacárregui  quien, durante el sitio de Bilbao, inventó la tortilla de patatas como plato sencillo, rápido y nutritivo con el que saciar las penurias del ejército carlista. Aunque se desconoce si es cierto, parece ser que la tortilla comenzó a difundirse durante las primeras guerras carlistas. Otra versión de la leyenda afirma que lo inventó una anónima ama de casa navarra, en cuya casa paró el mencionado Zumalacárregui, la señora, que era pobre y lo único que tenía eran huevos, cebolla y patatas, acabó haciendo un revuelto con todo ello, revuelto que gustó mucho al general, que luego la popularizaría.

      Recientemente el libro «La patata en España. Historia y agroecología del tubérculo andino» escrito por Javier López Linaje, del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC, sitúa el origen de la tortilla española en la localidad extremeña de Villanueva de la Serena. El citado libro contiene datos concretos que hablan de la tortilla de patatas en esta localidad unos veinte años antes de las primeras menciones en la leyenda tradicional, si bien estas informaciones están actualmente siendo estudiadas por diversos científicos e historiadores tanto locales como nacionales.

      Según otras teorías, la más castiza de las recetas no es española sino belga, la inventó Lancelot de Casteau a finales del siglo XVI. Aparece en el rarísimo libro “Overture de Cuisine” escrito por este cocinero belga y publicado en Lieja en 1604. Lancelot llama a la patata “tartufola”, horrible nombre con que la bautizó el botánico Cassius.

      Lancelot de Casteau fue cocinero de tres obispos de Lieja; Monseñor Robert Berghes, conde de Walhein, el cardenal Gerard de Groesboeck y del príncipe Ernesto de Baviera, también arzobispo de Colonia. Esta es la receta de Lancelot de Casteau (1604): “Tomad las patatas en rodajas y ponedlas a freír en mantequilla, con mejorana picada y perejil. Después coged cuatro o cinco yemas de huevo batidas con un poco de vino y echadlas encima friendo, sacad del fuego y servir así”.

      Además del huevo y las patatas, con frecuencia lleva también cebolla, dependiendo de la zona o del gusto de los consumidores o del cocinero.

Fuentes:

 http://es.wikipedia.org/wiki/Tortilla_de_patatas,  www.gastronomíaycia.com  y http://epicureo.wordpress.com/2007/08/28/la-tortilla-de-patatas/

 

INGREDIENTES:

(Para 6/7 personas)

– 12 Huevos
– 2 ½ k. de patatas
– Aceite
– Sal
– 1 cebolla (opcional)

 ELABORACIÓN:

       Pelamos las patatas y las vamos cortando a pequeños cuadraditos. A medida que las vamos cortando las ponemos en agua.

Una vez están todas cortadas las ponemos en un colador bien grande y las pasamos por agua fría para que queden bien limpias. Dejamos que escurran en el colador.

Ponemos aceite abundante en una sartén grande (30 cm. diámetro) a fuego suave y cuando está caliente introducimos las patatas que ya se habrán secado.

Dejamos que se vayan haciendo lentamente, incluso es conveniente tapar la sartén. Añadimos sal y removemos con la espumadera únicamente dos o tres veces.

Mientras tanto hemos cascado los huevos en un recipiente, les añadimos sal y los batimos enérgicamente con las varillas hasta que queden bien espumosos.

Cuando las patatas están listas, las sacamos con la espumadera y las incorporamos al recipiente en el que están los huevos procurando eliminar el exceso de aceite que puedan tener.

Una vez las tenemos todas en el recipiente lo mezclamos bien con las varillas.

Ahora ponemos una sartén grande al fuego con un poco de aceite (es importantísimo que la sartén sea anti-adherente y esté en buenas condiciones) e incorporamos, cuando el aceite esté bien caliente, el contenido del recipiente.

Siempre a fuego suave/moderado (nunca fuerte) vamos moviendo la sartén para que no se pegue e introduciendo la espumadera por los laterales.

Al cabo de unos minutos colocamos un plato, cuanto más grande mejor, sobre la sartén y procedemos a efectuar el primer giro, que es el más difícil porque una parte de la tortilla todavía está cruda.

Ahora tenemos la tortilla sobre el plato y procedemos a introducirla nuevamente en la sartén, dejándola resbalar por el plato y ayudándonos con la espumadera.

Procedemos igual que antes, moviendo la sartén y apretando con la espumadera por el centro de la tortilla para que se vaya cociendo.

Al cabo de unos minutos, procedemos a efectuar un nuevo giro, ahora ya mucho más fácil al estar cuajada la tortilla.

La giramos 2 veces más y ya está lista. Para comprobarlo la podemos pinchar con un palillo, si sale limpio es que ya está cocida.

Es importante tener paciencia y hacerlo todo el tiempo a fuego suave, así evitaremos que esté quemada por fuera y cruda por dentro.

A mucha gente le gusta la tortilla de patatas con cebolla, si fuera así lo único que hay que hacer es cortar en juliana una cebolla blanca y meterla en la sartén junto a las patatas.

Haciendo esta receta con la mitad de los ingredientes tenemos una tortilla perfecta para 3 o 4 personas.

Bon profit,

Esta entrada fue publicada en RECETAS DE COCINA y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a TORTILLA DE PATATAS

  1. Nena dijo:

    Una tortilla que sale perfecta. Suele acompañarnos en las reuniones familiares y solo dura 5 minutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *