DAIQUIRÍ FLORIDITA

      El nombre del daiquirí proviene de una playa cercana a Santiago de Cuba y de una mina de hierro de la zona. El cóctel habría sido inventado, a finales del siglo XIX, por un ingeniero norteamericano que trabajaba en esa mina, Jennings Cox, quien ideó la bebida cuando se le acabó la ginebra y tuvo que entretener a unos invitados de su país. Temeroso de servir ron local a secas, Cox le añadió zumo de limón y azúcar para mejorar su sabor.

      Fue un ingeniero minero de origen italiano, que compartía labores con Cox, Giacomo Pagliuchi, por entonces capitán del Ejército Libertador, quien se encargó de bautizar este cóctel como Daiquirí.

      Fue en el Bar Americano del Hotel Venus en la ciudad de Santiago de Cuba, donde se dio a conocer públicamente el cóctel, tanto Cox como Pagliuchi solían acudir a este establecimiento con frecuencia y pidieron al barman del mismo que por favor realizase su receta, la cual fue un éxito inmediato entre la concurrencia. Durante algún tiempo fue consumido en la ciudad y adoptado por la oficialidad norteamericana como coctel insignia, para ellos había sido una autentica aparición divina, que contribuía a paliar la enorme sensación de calor y humedad que es habitual en la ciudad santiaguera y con la que ellos no estaban en absoluto familiarizados.

      El prestigio y rápido reconocimiento del cóctel santiaguero entre los bebedores capitalinos, se debe a la labor de Emilio González, alias Maragato, el más brillante de los ases de la coctelería cubana, que en su bar del exclusivo Hotel Plaza de la capital cubana, difundió el mismo y lo convirtió en una moda entre aquellos que le visitaban, los cuales convirtieron a su vez al Daiquiri en obligada presencia en los grandes salones de la capital. Fue también Maragato quien enseñó la receta del Daiquiri a su amigo Constantino Ribalaigua Vert (español, de Lloret de Mar), barman en un inicio y posterior propietario del restaurante El Floridita, el cual lo modifica, añadiéndole el uso del Licor de Marrasquino y aportando el uso de la mecánica, creando al elaborarlo en batidora americana, el Daiquiri Floridita.

      Fue en este establecimiento donde tan exquisita copa alcanzo nivel de mito en la coctelería, debido a la fama adquirida por Constante y a la maestría de la que hacía gala el maestro a la hora de prepararlo. Hay un personaje en toda esta historia que no puede faltar, sin él, el Daiquiri no sería lo que es, Ernest Hemingway el Premio Nobel norteamericano que acuñó la célebre frase de “Mi Mojito en La Bodeguita, Mi Daiquiri en el Floridita”. A él se debe el boom definitivo del cóctel y su total y absoluta internacionalización, ya que siendo una persona con muchas grandes y famosas amistades en el mundo de la farándula norteamericana, ejerció de imán y guía la vez de todas ellas, que convirtieron al Floridita en una de las barras más famosas del mundo y centro de sus grandes estancias y tertulias.

Fuente: Wikipedia

INGREDIENTES:

– 50 ml. de ron blanco
– el zumo de ½ limón
– 1 cucharadita de azúcar
– Hielo
– Unas gotas de Marrasquino (licor original de Dalmacia, en la costa del Adriático, debe su nombre a las cerezas “marasche” con las que se elabora)

ELABORACIÓN:

 Se introducen todos los ingredientes, excepto el marrasquino, en una batidora.

Batimos intensamente durante 30 segundos hasta que el hielo esté a punto de nieve, momento en que se considera frappé.

Ahora vertemos en la copa de boca ancha, mejor si está muy fría,  y agregamos el marrasquino.

Presentamos con una cañita corta y adornamos con un trocito de limón o lima.

Bon Profit!

Daiquirí

Daiquirí

Daiquirí

Esta entrada fue publicada en RECETAS DE COCINA y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a DAIQUIRÍ FLORIDITA

  1. Nena dijo:

    Nunca lo he probado pero el aspecto es estupendo. A ver si me animo y lo pruebo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *