MILHOJAS DE TOMATE Y QUESO MAHONÉS

        La palabra queso deriva del latín caseus. Sin embargo en la época romana se hizo famoso el término formaticum entre los legionarios, de caseus formatus, que significa queso moldeado. Así se tiene que en francés se diga fromage, en italiano formaggio o en catalán formatge.

      La historia del queso en la isla de Menorca, se remonta mucho tiempo atrás; incluso a la prehistoria, según nos sugieren restos de cerámica de utensilios empleados para su elaboración, datados en el año 2.000 AC. Los griegos y los cartagineses ya conocían, consumían y apreciaban los quesos elaborados en Menorca. Existe documentación escrita del siglo V DC. que hace referencia al consumo de queso en la Isla y documentos árabes del año 1.000 que destacan las excelencias del queso de Menorca.

    Los archivos de la corona de Aragón también reflejan la importancia de la ganadería menorquina y del queso Mahón en los siglos XV y XVI. Este comercio siguió creciendo de tal manera que en el siglo XVIII, periodo de dominación británica,  incluso había cuatro barcos dedicados exclusivamente al transporte de queso -producido en la isla de Menorca- desde el puerto de Mahón hasta Génova y otros lugares importantes del Mediterráneo occidental, lo cual dio lugar a que en los lugares de destino fuera conocido como «queso procedente del puerto de Mahón» y, más brevemente, «queso de Mahón», aunque se hubiera elaborado en Mercadal, Ciutadella,  Alaior o cualquier otro lugar de la isla.

      En 1985 obtiene la Denominación de Origen, constituyéndose su Consejo Regulador.

       Posteriormente, en 1997 se amplió el nombre protegido, siendo ahora «Mahón-Menorca”.

Fuentes: http://es.wikipedia.org/wiki/Queso_Mah%C3%B3n-Menorca   y

http://www.quesomahonmenorca.com/

 INGREDIENTES:

 – Para 3 milhojas

–     9 finas lonchas de queso mahonés (aprox. 180 gr.)
–      2 – 3 tomates de pera
–      Alcaparras
–      Sésamo
–     Pipas peladas
–      Nueces
–      Aceite
–      Vinagre balsámico de Módena
–      Sal

ELABORACIÓN:

       Colocamos  las lonchas de queso unas sobre otras, ajustándolas bien para que los bordes coincidan. Con un cuchillo grande y afilado retiramos toda la corteza.

      Seguidamente partimos las lonchas por la mitad, a lo largo.

      Pelamos los tomates y los vamos cortando en trozos finos.

      A continuación empezamos a montar los milhojas. Para ello colocamos en una bandeja alargada tres trozos de queso. Colocamos el primero en el centro y después, uno a cada lado. Que queden a la misma distancia.

      Ahora colocamos los trozos de tomate sobre el queso. Necesitaremos 2 trozos como mínimo. Si no lo cubre totalmente añadimos medio trozo más. Ha de quedar el queso bien cubierto de tomate.

      Tapamos el tomate con otra loncha de queso sobre la que colocaremos más tomate. Y así sucesivamente.

      Cada milhojas ha de tener 6 lonchas de queso cubiertas con el correspondiente tomate.

      Aliñamos con sal y aceite la parte superior de cada milhojas, que es una capa de tomate, y colocamos unas cuantas alcaparras, sésamo, pipas peladas y nueces troceadas.

      Finalmente rociamos con un poco de vinagre balsámico cada uno de los milhojas. Y listo para servir.

      Esta preparación la descubrimos y degustamos en el  Restaurante Ca Na Marga (Urb. Ses Salines – Fornells – Menorca, tf. 971 37 64 10). Sitio recomendado.

      Bon profit!

Esta entrada fue publicada en RECETAS DE COCINA y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a MILHOJAS DE TOMATE Y QUESO MAHONÉS

  1. Catalina dijo:

    Me encantan cada uno de los ingredientes por separado, o sea que no puede fallar. Tomates de pera buenísimos y qué decir del queso mahonés… Haciendo patria, producto balear. Lo probaré seguro. Estéticamente muy bonito.

Responder a Catalina Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *