MANTECADOS DE ALMENDRA

      El mantecado es un producto típico de la repostería española, caracterizado por ser amasado con manteca de cerdo y consumido en cualquier época del año, especialmente en Navidad.

      El origen del mantecado data del siglo XVI propiciado por el excedente de cereales y manteca de lechón que se daba en Andalucía. Unos dicen que en Estepa y otros en Antequera, donde existe incluso un antiquísimo fresco que decora el salón de plenos del ayuntamiento con una referencia clara a los mantecados que allí se hacían. Todo apunta a que fue Antequera donde se elaboró la originaria receta del mantecado. Incluso, mucho antes de que empezaran a adquirir fama los mantecados de cercanas tierras sevillanas, las fábricas de mantecados de Antequera eran proveedoras de la Casa Real.

      El inicio de la comercialización del mantecado se produjo en el siglo XIX cuando Filomena Micaela Ruis Téllez, conocida por el apodo “La Colchona”, se los diera a su marido, que era transportista de Estepa a Córdoba, para que los vendiera en los mercados por los que pasaba.

      El éxito se basó en una mejora sencilla a la par que ingeniosa: secarlos. Gracias a esto, el mantecado resiste mejor el transporte y almacenaje, y también aumenta el periodo en el que el mantecado conserva sus cualidades como si acabase de salir del fuego.

      En 1889 había alrededor de quince casas en Estepa que se habían convertido en pequeñas fábricas y poco a poco se fueron abriendo a mercados cada vez más lejanos. En 2011, obtuvo la denominación de origen protegida.

      Existen distintas clases de mantecados: de artesanía, de canela y ajonjolí, doble de canela, de chocolate, de limón, de hojaldre y de almendra.

      Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Mantecado

 INGREDIENTES:

      – Salen unos 50 mantecados:

– 400 gr. de almendra tostada triturada
– 400 gr. de harina floja
– 500 de manteca
– 500 de azúcar en polvo

ELABORACIÓN:

   Trituramos la almendra tostada utilizando una picadora manual (o eléctrica, si no tuviéramos manual). Le hemos de dar dos pasadas.

      Ahora mezclamos la almendra triturada con la manteca. Lo podemos hacer con las manos o con la amasadora eléctrica.

      Seguidamente añadimos el azúcar en polvo y seguimos amasando bien.

      Finalmente añadimos la harina. A partir de este punto conviene amasar manualmente para poder encontrar el punto a la mezcla. Hemos de conseguir que la masa se nos despegue de los dedos. Nos ponemos un poco de harina por las manos para ayudar a que no se nos pegue la masa.

      Formamos una bola grande con la masa.

      Enharinamos una superficie plana y ponemos un trozo de la masa.

   Lo aplanamos primero con la palma de la mano ligeramente enharinada y posteriormente con el rodillo para que quede de un grosor uniforme (aproximadamente 1 cm.)

     Cuando tenemos el trozo de masa bien extendido procedemos a cortar los mantecados con un cortapastas de 6 cm. de diámetro.

     Los vamos colocando en una bandeja del horno sobre la que hemos colocado papel de hornear. Los ponemos un poco separados pues al hacerse aumentan de volumen.

      Horno precalentado a 180º, calor arriba y abajo con el turbo.

      Los horneamos de 10 a 12 minutos. Dependerá del horno que utilicemos.

      Sacamos, dejamos enfriar y listos para ser degustados.

      Bon profit!

       Receta original de Margarita Pou

Esta entrada fue publicada en RECETAS DE COCINA y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a MANTECADOS DE ALMENDRA

  1. Nena dijo:

    ¡¡¡ Extraordinarios !!! Fuera de los común. Recomiendo probarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

     

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>